El medio ambiente en Europa


  1. INTRODUCCIÓN

Europa está formada por un conjunto de países que en su conjunto abarcan una superficie de casi 6 millones de kilómetros cuadrados y albergan cerca de 600 millones de personas. Con 100 habitantes por kilómetro cuadrado, es una de las regiones del mundo con mayor densidad de población. Este hecho condiciona fuertemente la afección de las actividades humanas al medio ambiente, en particular debido a la actividad industrial asociada. Se comentará brevemente el estado del medio ambiente con relación a los tres factores más importantes: el aire, el agua y el suelo.

  1. AIRE

En términos generales el mayor contaminante del aire lo constituyen los gases de efecto invernadero (GEI), producidos principalmente como consecuencia de la quema de combustibles fósiles para la producción de electricidad, por la combustión en los motores de los vehículos de transporte y por diversas actividades industriales y domésticas.

En los últimos veinte años, las emisiones presentan dos tendencias contrapuestas. De un lado han ido en aumento debido al incremento de la actividad industrial y de transporte por carretera, a la mayor demanda de energía eléctrica procedente de centrales térmicas y al aumento general de la población y del número de viviendas. Por otra parte, las emisiones han disminuido por el aumento de eficiencia en los motores de combustión, por la sustitución del carbón por gas y biomasa, que son combustibles menos contaminantes y por la mejor gestión de los residuos y de los gases de vertederos. El balance de estas dos tendencias contrapuestas es que desde 1990 y hasta 2008, la emisión de GEI ha disminuido en Europa alrededor de un 11%, cifra que se pretende aumentar hasta el 20% para el año 2020.

  1.  AGUA

El agua es un factor muy ligado al desarrollo industrial y económico, por lo que constituye un buen indicador de la salud medioambiental de una región. La demanda de agua para uso humano se encuentra en competencia directa con la necesaria para mantener las funciones ecológicas y, en el caso que nos ocupa, las necesidades superan a menudo la disponibilidad local. Esta situación es probable que empeore como consecuencia del previsible cambio climático, como se verá más adelante. Entre los motivos más importantes de sobreexplotación de los acuíferos se encuentran el aumento de la demanda de agua para riego, y el turismo, debido principalmente a nuestras pautas de consumo y producción.

En lo que respecta al agua salada merece la pena comentar que gran parte de los contaminantes que la actividad humana introduce en los cursos fluviales, terminan en el mar. Muchos de estos contaminantes son derivados de la actividad agrícola y tienen como resultado el aumento de nitrógeno en el medio marino, lo que representa un grave desequilibrio en términos de nutrición sobre todo vegetal.

La sobreexplotación de los recursos pesqueros también tiene mucha importancia, por lo que supone de desequilibrio en los ecosistemas.

  1. SUELO

En Europa, las zonas urbanas se han expandido más, a costa de otros tipos de cobertura de suelo, lo que contribuye a fragmentar los hábitats dificultando la existencia de muchas especies animales y vegetales. Por otra parte, los bosques se encuentran muy explotados y el porcentaje de bosques primarios es muy bajo.

En general, las actividades humanas causan efectos negativos acumulativos sobre la biodiversidad, ocasionando un empeoramiento indiscutible de la salud medioambiental de la región. 

  1. RESIDUOS

Aunque la Unión Europea apuesta abiertamente por la disminución de la generación de residuos, no lo está logrando. Sin embargo, la gestión de los mismos se desplaza progresivamente hacia el reciclado y la prevención en lugar de hacia la eliminación, lo que también está contemplado en las directivas europeas. Entre los años 1995 y 2008, se han dejado de enviar a vertedero cerca de 30 millones de toneladas de residuos, siendo éstos recuperados, reciclados o reutilizados o, en su caso, incinerados con recuperación de calor, lo que no deja de constituir una forma de recuperación.

La introducción del concepto de “ciclo de vida” de los residuos está contribuyendo a reducir los impactos ambientales y el uso de recursos.

  1. CAMBIO CLIMÁTICO

Es cada vez una hipótesis menos discutida el hecho de que el calentamiento global que se ha producido desde mediados del siglo XX es de origen antropogénico. Valores de aumentos de temperatura de entre 2ºC  y 4ºC a lo largo de este siglo, ya se encuentran en boca de los expertos. El origen no es único, pero la emisión de GEI es uno de los más importantes. Una consecuencia inmediata de este desequilibrio térmico es que habrá menos agua y peor distribuída. A periodos de sequía prolongados les sucederán episodios de inundaciones cada vez más irregulares y frecuentes.

  1. CONCLUSIONES

En general se puede decir que la situación de Europa no es mala, pues su emisión de GEI se ha ido reduciendo progresivamente en los últimos años y se prevé que se cumplan los límites establecidos en el Protocolo de Kyoto. La firme voluntad de fomentar una economía más respetuosa con el medio ambiente es la garantía de un futuro mejor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s