La Responsabilidad Social Corporativa y la Gestión de Residuos

Los beneficios de implantar estrategias y políticas de RSC en el sector de la gestión de residuos son muchos y muy importantes. Las empresas de gestión de residuos sufren con frecuencia de una percepción negativa por parte de su entorno y de la sociedad en general. Un aspecto principal de la gestión basada en principios de RSC es la consideración de los intereses de todos los grupos de interés (GI): personas, entidades asociaciones que pueden afectar o verse afectadas, de forma legítima, por las actividades de la compañía. La satisfacción de las necesidades de los GI más cercanos es obvia: propietarios, accionistas, clientes, pero existen muchos otros: proveedores, competidores, vecinos, administraciones, grupos ecologistas… El hecho de categorizar los GI, conocer sus necesidades y establecer los canales de comunicación con ellos, es dar un paso adelante en la estrategia de sostenibilidad de la compañía y, por tanto, en su perdurabilidad.

La aplicación de principios de RSC conlleva la manifestación, cumplimiento e información a terceros de los compromisos sociales y medioambientales de la organización. Es mediante esa información proporcionada a los GI, como la compañía se relaciona con ellos y está en condiciones de cumplir con las expectativas de los mismos. Este planteamiento tiene múltiples ventajas, entre las más importantes: conseguir mayor eficiencia en la gestión, mejorar la imagen de marca y la reputación, avanzar en las relaciones internas y externas y, en último término, perdurar en el tiempo como empresa y alcanzar la sostenibilidad.

Los aspectos medioambientales son muy importantes en las empresas de gestión de residuos, y aunque están sujetos a estrictas regulaciones legales, suelen ser objeto de disputas con asociaciones de vecinos, grupos ecologistas, hasta a veces, con la propia Administración. La aplicación de la RSC es completamente voluntaria, por lo que supone una autodisciplina que se impone la empresa al objeto de mejorar de forma continua su desempeño y aumentar su reputación ante sus Grupos de Interés.

Por tanto, parece claro que la relación entre la RSC y la Gestión de Residuos debería ser permanente e indisociable, cosa que por desgracia no sucede en la medida que sería deseable. Con la implicación y el trabajo de todos los actores, incluida la Administración, ojalá se mejore esa situación.

Anuncios

¿Puede la RSC mejorar los resultados del sector turístico?

Un pequeño entrante para los que no estén muy puestos en el tema. Pido perdón si digo cosas demasiado obvias.

La definición de Responsabilidad Social Corporativa que propone la Comisión Europea es: “concepto mediante el cual las empresas integran, voluntariamente, objetivos sociales, económicos y medioambientales en sus operaciones comerciales y en su interacción con las personas y los grupos interesados”

¿Esto qué significa? Según el esquema tradicional de gestión de la empresa, el objetivo es crear valor para propietarios y accionistas. En el modelo de gestión que incorpora la RSC, se busca crear valor para TODOS los Grupos de Interés (GI).

¿Qué son los Grupos de Interés? Pues son las personas o grupos que afectan o pueden verse afectados, de forma legítima, por la actividad y búsqueda de objetivos de la empresa. GI son los propietarios y accionistas, pero también los clientes, empleados, proveedores, competidores, organismos públicos, asociaciones de vecinos, grupos políticos, ecologistas,…

¿Todo esto con qué finalidad se hace? Pues para varias, entre otras conseguir mayor eficiencia en la gestión, mejorar la imagen de marca y la reputación, avanzar en las relaciones internas y externas y, en último término perdurar en el tiempo como empresa y alcanzar la sostenibilidad.

¿Se puede aplicar a cualquier tipo de empresa u organización? Naturalmente. De hecho en el sector hotelero ya hay grandes cadenas que publican Memorias de Sostenibilidad desde hace cinco o seis años.

Puesto que hay estudios de mercado recientes, entre otros uno de la Fundación Adecco, que indican que los consumidores cada vez más van a solicitar productos y servicios sostenibles, parece lógico pensar que esa tendencia también va a afectar al sector turístico. Evidentemente que la RSC no es el “Bálsamo de Fierabrás”, pero sin duda constituirá un puntal muy importante en el que se apoye la estrategia de las organizaciones para dotar de valor añadido a sus productos y/o servicios, con la vista puesta en la sostenibilidad.

Electrolux y el sello Top Employers

El sello Top Employers

Electrolux electrodomésticos” es una de las compañías certificadas con el sello Top Employers, certificación que sólo reciben aquellas empresas que cumplen los máximos requisitos en materia de Recursos Humanos.

Top Employers se fundó en 1991 y está presente en más de 45 países de los cinco continentes. La oficina central se encuentra en Holanda. La metodología de Top Employers ha sido desarrollada por el CRF Institute y está avalada por el Ministerio Holandés de Economía.

La Directora de RRHH de Electrolux en España, María Teresa Gómez, explica algunos de los factores que han conducido a su compañía al éxito.

Por ejemplo, algunos de los puntos básicos en los que se fijan a la hora de contratar a alguien son los valores y actitudes de las personas, para así seleccionar a las que verdaderamente “quieren”, las que muestran más motivación y orientación al logro, además de las competencias profesionales requeridas a nivel individual o como líderes de equipos.

En materia de Responsabilidad Social Corporativa han creado un Comité de Acción Social formado por empleados voluntarios, y con estos recursos se han puesto en marcha iniciativas como la participación en carreras solidarias, campañas de recogida de alimentos para CÁRITAS o proyectos como “Los premios Electrolux más solidarios” -el año pasado se recibieron más de 500 propuestas-.

Entre las acciones más relevantes en el ámbito de los RRHH, destaca la elaboración de un Plan Estratégico de Recursos Humanos en un plazo de tres años, que pretende empezar a aplicarse en 2015, y que permita que el grupo se pueda consolidar como un verdadero empleador de referencia, alcanzando los objetivos de crecimiento de negocio previstos.

Las actividades desde el Comité de Dirección y RRHH, en lo que respecta a las personas, están muy enfocadas a identificar, desarrollar y garantizar las capacidades comerciales, de innovación y de orientación a resultados, para así poder asegurar la disposición del talento adecuado a futuro.

Electrolux no deja de lado la formación. Desde el pasado año ha trabajado reforzando el Centro de Expertos en Formación y Desarrollo Global, tanto con la contratación de nuevos profesionales como con la generación de nuevos programas.

La empresa, cuya actividad es la fabricación de electrodomésticos, está motivada por la creencia de que son responsables del desarrollo de las personas, para lo cual ponen a disposición de sus empleados todos los recursos necesarios para que puedan optimizar su empleabilidad en un futuro cercano.

“No debemos olvidar que somos protagonistas del cambio que queremos ver en el mundo.”

Paula Méndez

paula.mendez@performics.es